lunes, 19 de enero de 2009

Kullervo (5): III. Kullervo y su hermana (texto)

Antes de pasar al análisis del tercer movimiento de la sinfonía "Kullervo" opus 7, os presentamos el texto completo de la parte vocal de este tiempo. Sibelius toma el runo 35 del Kalevala, versos 69 a 286, pero no al pie de la letra, sino con algunos cortes y alguna palabra cambiada. Los cortes son totalmente intencionados, basados en dos razones: por una parte Sibelius fusiona las tres doncellas que menciona el poema original, y a las que Kullervo intenta seducir, en una sola, sin duda para concentrar el papel en una sola cantante, y aumentar su dramatismo.

Por otra parte otros cortes parecen corresponder a cierto grado de censura ante el carácter del texto. Esta censura se refiere tanto a la sexualmente explícita parte donde Kullervo lleva a la última doncella bajo las pieles de su trineo, que Sibelius traduce maravillosamente con un pasaje orquestal, como al suicidio de su hermana, que directamente no se narra. Si recordamos el probable temor que le transmitió su antiguo maestro Wegelius hacia las eventuales damas del coro, no es sorprendente que el joven compositor tuviera ciertos reparos en musicar partes tan violentas a su naturaleza tímida y reservada. Sibelius fue atrevido en muchos aspectos musicales pero jamás un provocador, y probablemente pensó que estos fragmentos de la joya de las letras finesas no contribuían nada a su música.

Sin más, aquí tienen ustedes los textos completos. Mañana hablaremos de este movimiento, el eje central de la sinfonía coral.


3. Kullervo ja hänen sisarensa

Kuoro:Kullervo, Kalervon poika,
sinisukka äijön lapsi,
hivus keltainen korea,
kengän kauto kaunokainen
läksi viemähän vetoja,
maajyviä maksamahan.

Vietyä vetoperänsä,
maajyväset maksettua
rekehensä reutoaikse
kohennaikse korjahansa;
alkoi kulkea kotihin,
matkata omille maille.

Ajoa järyttelevi
matkoansa mittelevi
noilla Väinön kankahilla,
ammoin raatuilla ahoilla.

Neiti vastahan tulevi,
hivus kulta hiihtelevi
noilla Väinön kankahilla,
ammoin raatuilla ahoilla.

Kullervo, Kalervon poika,
jo tuossa piättelevi,
alkoi neittä haastatella,
haastatella, houkutella:

Kullervo:
Nouse, neito, korjahani,
taaksi maata taljoilleni! [...]

Sisar:
Surma sulle korjahasi,
tauti taaksi taljoillesi!

Kuoro:
Kullervo, Kalervon poika,
sinisukka äijön lapsi,
iski virkkua vitsalla,
helähytti helmivyöllä.
Virkku juoksi, matka joutui,
tie vieri, reki rasasi. [...]

Neiti vastahan tulevi,
kautokenkä kaaloavi
selvällä meren selällä,
ulapalla aukealla.

Kullervo, Kalervon poika,
hevoista piättelevi,
suutansa sovittelevi,
sanojansa säätelevi:

Kullervo:
Tule korjahan, korea,
maan valo, matkoihini! [...]

Sisar:
Tuoni sulle korjahasi,
Manalainen matkoihisi!

Kuoro:
Kullervo, Kalervon poika,
sinisukka äijön lapsi,
iski virkkua vitsalla,
helähytti helmivyöllä.
virkku juoksi, matka joutui,
reki vieri, tie lyheni. [...]

Neiti vastahan tulevi,
tinarinta riioavi
noilla pohjan kankahilla,
Lapin laajoilla rajoilla.

Kullervo, Kalervon poika,
hevoista hillitsevi,
suutansa sovittelevi,
sanojansa säätelevi:

Kullervo:
Käy, neito rekoseheni,
armas, alle vilttieni,
syömähän omeniani,
puremahan päähkeniä! [...]

Sisar:
Sylen, kehno, kelkkahasi,
retkale, rekosehesi!
vilu on olla viltin alla,
kolkko korjassa eleä.

Kuoro:
Kullervo, Kalervon poika,
sinisukka äijön lapsi,
koppoi neion korjahansa,
reualti rekosehensa,
asetteli taljoillensa,
alle viltin vierietteli. [...]

Sisar:
Päästä pois minua tästä,
laske lasta vallallensa
kunnotointa kuulemasta
pahalaista palvomasta,
tahi potkin pohjan puhki,
levittelen liistehesi,
korjasi pilastehiksi,
rämäksi re'en retukan!

Kuoro:
Kullervo, Kalervon poika,
sinisukka äijön lapsi,
aukaisi rahaisen arkun,
kimahutti kirjakannen,
näytteli hope'itansa,
verkaliuskoja levitteli,
kultasuita sukkasia,
vöitänsä hopeapäitä.

Verat veivät neien mielen,
raha muutti morsiamen,
hopea hukuttelevi,
kulta kuihauttelevi. [...]

Sisar:
Mist'olet sinä sukuisin,
kusta, rohkea, rotuisin?
lienet suurtaki sukua,
isoa isän aloa. [...]

Kullervo:En ole sukua suurta,
enkä suurta enkä pientä,
olen kerran keskimmäistä:
Kalervon katala poika,
tuhma poika tuiretuinen,
lapsi kehjo keiretyinen;
vaan sano oma sukusi,
oma rohkea rotusi,
jos olet sukua suurta,
isoa isän aloa! [...]

Sisar:
En ole sukua suurta,
enkä suurta enkä pientä,
olen kerran keskimmäistä:
Kalervon katala tyttö,
tyhjä tyttö tuiretuinen,
lapsi kehjo keiretyinen.

Ennen lasna ollessani
emon ehtoisen eloilla,
läksin marjahan metsälle,
alle vaaran vaapukkahan.
Poimin maalta mansikoita,
alta vaaran vaapukjoita
poimin päivän, yön lepäsin.
Poimin päivän, poimen toisen:
päivälläpä kolmannella
en tiennyt kotihin tietä:
tiehyt metsähän veteli,
ura saateli salolle.

Siinä istuin, jotta itkin,
itkin päivän, jotta toisen;
päivänäpä kolmantena
nousin suurelle mäelle,
korkealle kukkulalle.
Tuossa huusin, hoilaelin.
Salot vastahan saneli,
kankahat kajahtelivat:
"elä huua, hullu tyttö,
elä mieletöin, melua!
ei se kuulu kumminkana,
ei kuulukotihin huuto!"

Päivän päästä kolmen, neljän,
viien, kuuen viimeistäki
kohenihin kuolemahan,
heitihin katoamahan,
enkä kuollut kuittenkana,
en mä kalkinen kaonnut!

Oisin kuollut, kuja raukka,
oisin katkennut, katala,
äsken tuossa toisna vuonna,
kohta kolmanna kesänä
oisin heinänä helynnyt,
kukoistellut kukkapäänä,
maassa marjana hyvänä,
punaisena puolukkana,
nämä kummat kuulematta,
haukeat havaisematta. [...]

Kullervo:
Voi, poloinen, päiviäni,
voipa, kurja, kummiani,
voi kun pi'in sisarueni,
turmelin emoni tuoman!
Voi isoni, voi emoni,
voi on valta vanhempani!
Minnekä minut loitte
kunne kannoitte katalan?
Parempiolisi ollut
syntymättä, kasvamatta,
ilmahan sikeämättä,
maalle tälle tätymättä.
Eikä surma suonin tehnyt,
tauti oike'in osannut,
kun ei tappanu minua,
kaottanut kaksiöisnä.
_____________________________________


3. Kullervo y su hermana

Coro:
Kullervo, el hijo de Kalervo,
el muchacho de las calzas azules,
de cabellera rubia de lo más hermoso,
con calzado del más fino cuero,
se puso en camino para pagar su tributo,
para pagar las tasas de su tierra.

Cuando pagó su tributo,
las tasas de su tierra,
se ató rápidamente al trineo
sobre el trineo se montó,
comenzó su viaje de vuelta,
viajó por su país.

Conducía con enorme estruendo
seguía su feliz camino,
atravesando la llanura de Väino
antes de lo que pensaba.

Una muchacha apareció,
con su cabellera rubia,
atravesando la llanura de Väino
antes de lo que pensaba.

Kullervo, el hijo de Kalervo,
frenó su trineo,
comenzó a conversar,
a hablar, a engatusar:

Kullervo:
¡Ven, muchacha, a mi trineo,
descansa entre sus pieles! [...]

Hermana:¡Que entre la Muerte en tu trineo,
que la enfermedad se pose entre sus pieles!

Coro:
Kullervo, el hijo de Kalervo,
el muchacho de las calzas azules,
golpeó con el látigo a su corcel,
con su látigo de nudos lo atizó.
Brincó el caballo durante el viaje,
se tambaleó el trineo, el camino fue hecho. [...]

Una muchacha apareció,
caminaba con zapatos de cuero
sobre toda la extensión del lago,
sobre el agua congelada.

Kullervo, el hijo de Kalervo,
ahí detuvo el trineo,
abrió en seguida su boca,
hablo de esta manera:

Kullervo:
¡Monta en mi trineo, hermosa,
orgullo de la tierra, y viaja conmigo! [...]

Hermana:
¡Que Tuoni monte en tu trineo,
que Manalainen viaje contigo!

Coro:
Kullervo, el hijo de Kalervo,
el muchacho de las calzas azules,
golpeó con su látigo a su corcel,
con su látigo de nudos lo atizó.
Brincó el caballo durante el viaje,
se tambaleó el trineo, el camino acortó. [...]

Una muchacha apareció,
con un broche metálico, y cantaba;
venía de la llanuras de Pohja,
de los anchos límites de Laponia.

Kullervo, el hijo de Kalervo,
frenó su caballo,
abrió en seguida su boca,
hablo de esta manera:

Kullervo:
¡Vamos, muchacha, a mi trineo,
querida, levanta mi manta,
comerás mis manzanas,
romperás mis nueces cómodamente! [...]

Hermana:
¡Escupo, mediocre, a tu trineo
sí, a tu trineo, sinvergüenza,
bajo tu manta sólo hay frío,
dentro de tu trineo sólo oscuridad!

Coro:
Kullervo, el hijo de Kalervo,
el muchacho de las calzas azules,
a la muchacha arrastró al trineo,
dentro del trineo la tiró,
sobre las pieles la tumbó,
bajo la manta la empujó. [...]

Hermana:
¡Suéltame del trineo,
deja a la chica enteramente libre,
que no oiga yo nada malo,
nada de tu lenguaje soez,
o sobre el suelo me arrojaré,
reduciré el trineo a piezas,
quebraré tu trineo en virutas,
romperé tu maldito trineo en pedazos.

Coro:
Kullervo, el hijo de Kalervo,
el muchacho de las calzas azules,
abrió su cofre oculto,
crujió su decorada tapa,
le mostró toda su plata,
esparció las más escogidas telas,
calzado también, bordado de oro,
cinturones adornados con plata.

Pronto las telas la marearon,
la riqueza en novia la transformó,
la plata la destruyó,
el brillante oro la engañó. [...]

Hermana:
Díme ahora tu ascendencia,
¿de qué raza valiente desciendes?
De raza poderosa según creo,
de gran padre vienes. [...]

Kullervo:
No, mi raza no es poderosa,
ni grande ni pequeña,
estoy entre ambas,
el infeliz hijo de Kalervo,
muchacho estúpido y muy alocado,
chico sin valor, bueno para nada;
¡háblame ahora de los tuyos,
de qué raza valiente desciendes,
de raza poderosa quizá,
de gran padre vienes.! [...]

Hermana:
No, mi raza no es poderosa,
ni grande ni pequeña,
estoy entre ambas,
la infeliz hija de Kalervo,
muchacha estúpida y muy alocada,
chica sin valor, buena para nada.

Cuando era una pequeña niña,
viviendo con mi cariñosa madre,
al bosque fui por bayas,
bajo la montaña busqué frambuesas,
en la llanura recogí fresas,
debajo de la montaña busqué frambuesas,
recogí por el día, de noche descansé.
Recogí un día, recogí otro día,
y el tercer día lo mismo,
pero el camino de vuelta no encontré:
en el bosque los caminos me llevaron,
y los senderos, al bosque.

Allí me quedé, rompí a llorar,
lloré un día, lloré otro día,
y aún un tercer día
cuando escalé una alta montaña,
al pico de la más alta.
Allí llamé y grité,
los bosques me respondieron,
y las llanuras devolvieron el eco:
"¡No llames, oh, niña sin sentido,
no grites, cabeza hueca!
¡No hay nadie que te escuche,
nadie en casa para escuchar tus gritos!"

Entonces pasó el tercer día, el cuarto,
el quinto, el sexto finalmente,
quise atentar contra mi vida,
arrojarme a la destrucción,
pero lo que había intentado no lo conseguí,
no podía, maldita, perecer.

Sí yo hubiera perecido, pobre maldita,
si yo hubiera muerto, infeliz,
el segundo año al que siguió aquel,
o el tercero en medio del verano,
hubiera brillado como una brizna de hierba,
como una adorable flor existiría,
o sobre el suelo como una baya maravillosa,
o incluso como un arándano escarlata,
entonces no hubiera tenido que escuchar estos horrores,
no habría conocido esta tristeza. [...]

Kullervo:
¡Ay, infeliz este día,
ay de mí, de toda mi familia,
ay también de mi hermana,
la niña de mi madre a la que he ultrajado!
¡Ay de mi padre, ay de mi madre,
ay de vosotros, mis ancianos padres!
¿Con qué propósito me criásteis,
criado para ser tan maldito?
Bien feliz fuera
si no hubiera nacido ni crecido,
si nunca en el aire me hubiera fortalecido,
si nunca en el mundo hubiera entrado.
Erróneamente la muerte me ha salvado,
la enfermedad no actuó sabiamente,
porque ellas no cayeron sobre mí
cuando con dos noches no me destruyeron.

___________
[Notas: la tierra de Väino (Väinämöinen), o Vaïnöla es equivalente a la tierra de Kalevala. Tuoni es el dios de muerte, Manalainen es otro nombre para el mismo dios.]

No hay comentarios:

Publicar un comentario