domingo, 29 de abril de 2012

Rey Cristian II opus 27 (1898): (1) historia de la obra y biografía de Adolf Paul

Se puede considerar a "Rey Cristian II" la primera partitura escrita por Jean Sibelius para el teatro - aunque no de hecho su primera música incidental -. Su composición no sólo se debe a la tradición nórdica y al amor de este tipo de acompañamiento musical al teatro, sino sobre todo por petición de Adolf Paul, autor del texto, y unos de sus más íntimos amigos desde sus años de estudiante hasta el final de sus días.

La obra en cuestión era "Kung Christian II", un drama en sueco en torno al affaire amoroso del rey nórdico con una joven de procedencia burguesa, y su trágico final. Paul terminó el texto el 20 de marzo de 1897, pero se desconoce cuándo comenzó exactamente Sibelius la composición. Muy posiblemente fue apenas unas semanas antes del estreno, que tuvo lugar el 24 de febrero de 1898 en el Teatro Sueco de Helsinki.

Según el testimonio de Paul la partitura fue escrita durante las mañanas, y durante pequeños recesos en los ensayos Sibelius le mostraba los resultados bajo las luces de la cafetería Nymark: "aquí está la canción sobre la araña. ¡Y la danza de Dyveke (la Musette) va igual! Se supone que son gaitas y caramillo, como entenderás. Lo estoy instrumentando para dos fagotes y clarinetes. Ya oirás cómo suena. Y aquí tienes una obertura por añadidura, una elegía para cuerdas, corta pero justo lo que necesitas para bajar el telón a las preocupaciones y ansiedades de la vida diaria de la gente. Dime, ¿quieres alguna música de ballet también? He hecho un minueto para ti." Y Paul le contestaba "¡Sibb! Ven y toma el primer ensayo orquestal del la Musette y el Minueto en el Teatro Sueco a la una. Tráete el lied [canción] contigo. Lo interpretaré como obertura para toda la obra, la canción y el acompañamiento tras el telón bajado. ¡Estate seguro de venir! ¡Adiós!".


 Adolf Paul durante su estancia en Helsinki

Para el estreno nuestro músico escribió cuatro números para pequeña orquesta: Elegía, Musette, Minueto y Canción del loco (o Canción de la araña). La obra tuvo un gran éxito, hasta 24 representaciones esa primavera. En gran parte debido a la música de Sibelius, lo que animó al maestro a transcribir esas cuatro piezas para piano y que, durante el verano, de nuevo por sugerencia de Paul, decidiera escribir más música para la obra. Fueron tres los nuevos números: Nocturno, Serenata (que puede ejecutarse en lugar del Minueto original) y Balada, todos ellos escritos para una orquesta mayor que los cuatro iniciales.

Las nuevas piezas fueron estrenadas en el teatro en una nueva producción el 7 de diciembre, que de nuevo constituiría un éxito del drama en cinco actos.

La música sería condensada en una suite de cinco números, estrenada dos antes del estreno de la música incidental definitiva. La suite suprimía el Minueto y la Canción para su uso en concierto, y amplía la orquestación de los números de febrero, además de un pequeño corte en la Balada. Esta Suite Rey Cristian II opus 27 fue desde su estreno una de las obras más populares y ejecutadas en vida de Sibelius, conociendo estrenos internacionales como el de Henry Wood en los Proms londinenses de 1901, menos de tres años después, o grabaciones parciales desde 1904, en la prehistoria del disco. Era habitual contar con alguno de sus movimientos, en especial de la Elegía para cuerda, como bis de muchos de sus conciertos con el propio autor como director, o centrados en su música. Incluso sirvió de acompañamiento fúnebre a figuras íntimamente relacionadas con Sibelius, como su hermano Christian o su maestro Wegelius.

Sin embargo, parece que tras el ataque de la postguerra contra Sibelius, esta partitura no ha gozado de la misma popularidad, siendo acusada de ligera y de mostrar demasiado su filiación con Grieg. Aunque la crítica no es del todo irreal, creemos firmemente que se trata de una excelente partitura, y que contiene alguno de los momentos más inspirados, melodiosos y arrebatadores del autor, en especial de la muy romántica Elegía.


Adolf Paul (1863 - 1943)

Adolf Paul nació el 6 de enero de 1943 en Suecia, en la isla Bromö del lago Vänern, de una familia con antepasados alemanes. Cuando Adolf tenía 9 años, su familia se trasladó a Finlandia, donde estableció una granja. Aburrido de su condición de agricultor, decidió trasladarse a Helsinki para ser artista, para lo cual se matriculó en el Conservatorio de Helsinki, dirigido por el preeminente Martin Wegelius. Es allí donde establece amistad con Sibelius y con Busoni, formando parte, junto a los Järnefelt, del grupo de los "leskovitas". En aquellos tiempos Paul se aproxima a la ideología socialista.
En 1889 se trasladaría a Berlín, ciudad en la que llegaría a pasar la mayor parte de su vida. Durante el curso 1889-1890 Sibelius también residiría la capital alemana, durante su primer año de estudios en el extranjero. Además del grupo de músicos en torno a Sibelius y Busoni, Paul también gozó en Berlín de la amistad de otras preeminentes figuras de la cultura escandinava, como el pintor noruego Edvard Munch y el dramaturgo sueco August Strindberg.

Aunque la música había sido su primera ambición artística, pronto se daría cuenta que era la literatura su mejor opción, aunque siempre contaría con otras artes como fuente de inspiración (y muchos de sus amigos artistas se basarían en sus relatos). En 1891 escribe su novela "En bok om en menniska" ("Un libro sobre un hombre"), basándose en Jean Sibelius para diseñar su personaje principal. "Med det falska och det ärliga ögat" ("Con el falso y el honesto ojo") de 1895 se fijaría en otro de sus amigos como inspiración: Busoni. "Ein gefallener profet" ("Un profeta caído", 1895) contaría con una portada de Axel Gallén, y Munch se inspiraría en alguna obra suya también para sus cuadros. En "El vampiro" el propio Paul es retratado como la víctima del ser fantástico.


"El vampiro", de Edvard Munch (1894)

En 1892 vendrían a la luz una serie de relatos cortos sobre Jack el Destripador (apenas cuatro años después del infausto verano de los crímenes), desvelando una tendencia hacia la descripción de lo más oscuro del hombre, la sexualidad y los conflictos de la moral finisecular. Aquellos relatos sobre el misterioso asesino serían censurados en aquel momento, como varias de sus primeras novelas, destacando "Die Madonna mit dem Rosenbusch" ("La Madonna con el ramo de rosas") de 1904, que contaba el conflicto entre católicos y luteranos en el Lübeck del siglo XVI. Además de temas contemporáneos, las novelas y obras de teatro de Paul solían situarse en diferentes épocas históricas.

Tras unos años en Berlín el grupo de artistas se disolvió, mantuvieron sin embargo un continuo contacto epistolar. Pero Paul se va haciendo a la ciudad y a la cultura alemana, fundando una familia con Natalie Brehmer, con la que tuvo cinco hijos. Comenzó a escribir en alemán, abandonando su lengua materna, el sueco, para así tener un público más amplio (aparte de en Alemania, sus obras eran muy seguidas también en Suecia y Finlandia). Pero nunca renunció a la ciudadanía sueca, aunque no volvería jamás a su país natal.

"Rey Cristian II" fue escrita ex proceso para Helsinki, y gira en torno al rey de Dinamarca, Noruega y Suecia (y de Finlandia por tanto) Cristian II (1481-1559) y su amor extramatrimonial por Dyveke ("Palomita"), una joven noruega de origen holandés y burgués. La mujer poseía una atractiva mezcla de inocencia y provocación, y acaba sus días asesinada en la corte de su amante.

Para otra de sus obras de teatro, "Die Sprache der Vögel" ("El lenguaje de los pájaros", 1911), Paul volvió a pedir la colaboración de Sibelius. Sin dudarlo (y sin conocer el texto), el músico finlandés compuso una Marcha nupcial para orquesta (JS.62). Curiosamente no pudo interpretarse para el estreno, y parece que nunca llegó a interpretarse con la obra. Paul ayudó mucho a la difusión de sus composiciones en Alemania, intercediendo ante editores e intérpretes. Y cada vez que el músico visitaba Berlín, lo que hizo con relativa frecuencia, le reservaba una visita al escritor.

"Die Tänzerin Barberina" ("Barberina, la bailarina", 1915) fue quizá su obra más exitosa, una novela basada en la figura de Barbara Campanini, que alcanzó la fama en la Ópera de Berlín y se convirtió en amante de Federico el Grande de Prusia. Entre 1914 y 1920 trabajó nada menos que en 14 guiones de películas mudas, incluyendo la importante "Die Teufelskirche" ("La Iglesia del Demonio", 1919), llegando a actuar en algunas de ellas.

Su obra de teatro más aclamada tras "Rey Cristian II" fue "Lola Montez" (1917), que llegaría a rescatar el interés por la bailarina española y su tórrido romance con el rey Luis I de Baviera, obra que conocería un par de adaptaciones cinematográficas, la primera de ellas en 1920 con la participación del autor. El tema de los amantes de reyes como vemos fue uno de los predilectos del autor. 


"Lola Montes", de Joseph Karl Stieler (c.1845)

Ante la progresiva situación tensa en Alemania, dos de sus hijos emigran a Suecia en 1931, pero Paul, su mujer y sus otros dos hijos (otro de los niños había muerto por un accidente durante su infancia) deciden permanecer.

Su 75 aniversario en 1937 se convierte en un gran acontecimiento. Se publica su obra completa, incluyendo sus obras de teatro, guiones fílmicos y sus 20 novelas. El gobierno sueco a través del propio rey Gustavo V le concede el más alto honor del reino, la Orden Vasa.

Parece que de hecho el propio escritor sintió durante esos años una simpatía no disimulada por el nazismo. No tuvo mucho tiempo para arrepentirse, ya que finalmente Adolf Paul muere plácidamente en plena Segunda Guerra Mundial, el 30 de septiembre de 1943. 


Natalie Brehmer en la época en la que contrajo matrimonio con Paul

Tras su muerte su mujer y los dos hijos que aún residían en el III Reich, con sus familias, deciden volver a Suecia. Su obra es aún recordada en su patria, además de Finlandia y Alemania, aunque no ha sido tenido como uno de los grandes literatos de su tiempo, sí se tiene una gran estima por su producción, aunque sin duda sus últimas simpatías políticas han denigrado su figura.

______________________ 

En nuestra próxima entrega de esta serie hablaremos de la figura histórica del rey protagonista de la obra de Adolf Paul y Jean Sibelius, junto con el texto de la canción musicada.

Capítulo (2): la historia auténtica y el texto de la Canción