martes, 13 de enero de 2009

El Kalevala (1)

El Kalevala es posiblemente la obra literaria original más importante de la historia finlandesa, con una trascendencia absoluta en todos los aspectos de la sociedad de aquel país, desde el arte hasta el social y político. Es la obra donde se el finlandés explora su pasado más ancestral, donde ve reflejada su identidad colectiva.

La obra narra un espacio mítico de la Finlandia precristiana, donde desfilan dioses, héroes, fuerzas de la naturaleza y hechizos mágicos. Los héroes son los auténticos protagonistas, desde el bardo y mago Väinämöinen, el apuesto Lemmikäinen, o el herrero Ilmarinen hasta el anti-héroe y héroe trágico Kullervo. Pero a su vez la otra gran protagonista es la naturaleza, que no sólo es el marco sino un personaje más dentro de las leyendas que se narran.


 "La defensa del Sampo", Akseli Gallen-Kallela (1896)
 
Antes de nada, es necesario hablar de las principales ediciones del texto en español. La primera y más antigua es una versión de Alejandro Casona, publicada en Argentina en 1944. Presenta varios problemas: se trata de una traducción de una traducción francesa, no recurre al idioma original, además la versión francesa es ya una síntesis del poema, la efectuada por Charles Guyot (París, 1926). A su favor está el que no es difícil de encontrar (la edición que manejo es de la editorial barcelonesa Losada, y pertenece a su colección de "Clásicos universales), y que se hace fácil de leer por estar condensada en una prosa ágil. Puede ser una buena introducción para los que no deseen profundizar más allá de lo necesario y conocer de primera mano las historia del país de Kalevala.

La segunda versión a la que he podido tener acceso es una traducción del finés (aunque apoyada en lecturas francesas) y es completa, aunque tiene cierto proceso de adaptación. Es debida a Joaquín Fernández y Ursula Ojanen, y fue editada originalmente por Editora Nacional en 1984. El texto está vertido a versos blancos eneasílabos, lo que conlleva necesariamente cambios en los significados originales y no una traducción literal. Ciertas repeticiones y variaciones están refundidas o suprimidas. De todas formas se trata de una buena versión, con un excelente ensayo introductorio (que usaremos en extenso para hablar de la obra)

¿Tiene algún significado la palabra "Kalevala"?

Lo cierto es que no está muy claro. En finés, la partícula -la significa "hogar, dominio, tierra, país...". Así sería "La tierra de Kalevo", un gigante padre de Väinämöinen (principal protagonista y conductor de la obra) y de Ilmarinen. Se ha popularizado la teoría de que su significado se corresponde con "tierra de héroes", pero esto no tiene un origen lingüístico real. En todo caso debemos llamar Kalevala dentro de la obra al lugar donde ésta se desarrolla, pudiendo corresponder en abstracto a Karelia (región de la Finlandia histórica, hoy en día dividida entre Rusia y Finlandia), o a toda Finlandia en general.

Pero, ¿qué es exactamente el Kalevala?
Se trata de una serie de relatos folclóricos unidos por nexos comunes, que en origen fueron cantados, recogidos y dados forma por el médico rural, lingüista y folclorista Elias Lönnrot (1802-1884), publicados en una primitiva edición de unos 12.000 versos reunidos en 12 cantos ("runo") el 28 de febrero de 1835 (el 28 de febrero es el "Día del Kalevala" en Finlandia, celebrado como un gran evento cultural).

La obra fue el fruto de años de viajes por Finlandia, Laponia y sobre todo Karelia, donde se situaban las raíces más antiguas del canto kalevaliano. De hecho Lönnrot tituló esta edición "Kalevala o viejos poemas de Karelia sobre los tiempos remotos del pueblo finlandés".

En 1849 realizó una segunda y definitiva revisión, titulada simplemente "Kalevala", en 22.793 versos divididos en 50 runo. Esto supuso la consagración de Lönnrot e inició un largo camino hacia la inmortalidad de la obra. En 1850 se convirtió en el fundador de la Cátedra de Lengua y Literatura Finlandesa de la Universidad de Helsinki, siendo la primera vez que se impartía clase en la lengua del pueblo. Lönnrot amó profundamente la lengua finesa, y fueron otras muchas sus recopilaciones, de las que destaca el Kanteletar ("La doncella del kantele", 1840).

La obra fue pronto muy popular, y tan pronto como en 1862 se creó una reducción para uso escolar (esa es la forma en la que Sibelius se encontró por primera vez con el texto, en su escuela finesa de Hämeenlinna).

Por tanto Kalevala es la obra publicada en el siglo XIX. Otra cosa es remontarnos a los "cantos del Kalevala" recogidos por Lönnrot y vivos aún a principios del siglo XX, que pertenecen al folclore musical y literario. Pero de esto hablamos más adelante.

¿Quién escribió el "Kalevala", Lönnrot o el pueblo finlandés?

Difícil cuestión, ya que ambas son correctas y a la vez ninguna de las dos. Lönnrot apuntó a lo largo de sus numerosísimos viajes cientos de cantos populares con la idea de reconstruir una hipotética epopeya nacional. También se basó en colecciones de otros pioneros folcloristas. Pero lo cierto es que sólo alredor de una tercera parte de la obra está volcada sin modificaciones, a lo que hay que añadir un 3% de los versos como originales de Lönnrot.
El folclorista pretendía, como hemos dicho, reconstruir la "época kalevaliana" bajo una idea romántica, lo que hizo que realizara un ardua labor de edición. Lonnröt reunió elementos dispares y los dio cohesión en un trabajo que hoy no pasaría los criterios académicos.


Elias Lönnrot con unos 70 años, fotografía

Más bien se puede decir que Lönnrot construyó una epopeya a través de fuentes populares. Y la construyó orientándola a determinados puntos, por ejemplo, hablando de un conflicto entre Pohjola, la Tierra del Norte, hogar de la bruja Louhi y Kalevala, la tierra de Väinämöinen, pretendiendo emular la guerra entre griegos y troyanos de la Iliada. Ello le supuso superponer algunos materiales de origen distinto y no compatibles en sí, a veces incluso repitiendo variantes de un mismo canto para ser sincrético. Para salvar estas disparidades, Lönnrot se ve obligado a crear él mismo versos de transición, aunque sólo los especialistas sabrán detectarlos.

Hay por tanto un trabajo esencial de Elias Lönnrot en el Kalevala, aunque la materia prima es fundamentalmente folclórica.

¿Es el Kalevala una epopeya, tal y como se suele denominar?

No. En la mentalidad romántica de Elias Lönnrot era en efecto su propósito recrear una epopeya semejante a la Iliada o a la Odisea cuyos restos aún no se habían borrado. Sus contemporáneos creyeron que en efecto Lönnrot había logrado reconstruir una obra literaria arcaica, así como las generaciones posteriores (Sibelius así lo estimaba también).

Pero lo cierto es que hoy en día no se cree que haya existido ningún ciclo heroico, sí diversas leyendas que compartían un mismo ámbito mitológico, aunque no del todo definido en origen. Ninguno de los cantos que se encontraban en el folclore tenía más de 400 versos, así que era difícil pensar en que hubiera historias más largas que un runo del Kalevala.

Tras la cristanización de Finlandia los viejos relatos paganos sobrevivieron en parte disfrazándose como relatos populares de hombres ingulares, humanizándose aún más tras la llegada de la Reforma, que persiguió los abundantes restos de paganismo. No obstante en muchas ocasiones asoman los antiguos dioses (Ukko, Tapio, Tuoni...), personificados. Puede incluso que algunos de los héroes tengan su origen en dioses, pero en cualquier caso no aparecen como tales. Menos disimulados aparecen las deidades menores, como Ilmatar /Luonnotar, madre de Väinämöinen e hija de la Naturaleza o Kivutar, ayudante de la Muerte que aliviaba enfermedades. Pero tampoco puede descartarse que muchas tradiciones sean puras invenciones de antiguos bardos con intención simplemente literalia.

En cualquier caso todas las figuras se han humanizado. Es un mundo de campesinos, pastores, herreros y cazadores, a veces más semejante a un cuento clásico que a un relato épico. Pero siempre acaba por asomar lo fantástico, la magia siempre está presente, ya sea a través de la búsqueda del Sampo, ese objeto indefinido cuya obtención traerá la riqueza, o cuando animales, plantas u objetos hablen, o través de los hechizos de Väinämöinen.

Además de estas leyendas de trasfondo mitológico encontramos en el Kalevala otras formas inmersas en la dirección épica de Lönnrot: canciones, pequeñas fábulas, cuentos incluso, fórmulas recordatorias, refranes y hasta hechizos mágicos.

No es el Kalevala por tanto una epopeya, quizá sería más adecuado de hablar de leyendas entrelazadas, unidas por un trasfondo común. Tampoco es correcto decir que el Kalevala "es la mitología de Finlandia", sino que habría decir con propiedad que se puede inferir una mitología de ella.

Son muchos los temas que suscita el Kalevala. Mañana intentaremos ceñirnos a un par más de los más importantes. El post que siga a ese hablará sobre la historia completa de Kullervo, y el siguiente sobre el Kalevala en la obra de Sibelius.

6 comentarios:

Ricardo Signes dijo...

Añado una versión abreviada que, no obstante, me parece una excelente introducción a la edición de Joaquín Fernández y Ursula Ojanen. Me refiero a la que presenta en catalán la editorial valenciana "Tres i quatre". Esta escrita en prosa y, aunque por supuesto que no puedo valorar su fidelidad en la traducción, está estupendamente escrita y creo que mantiene muy vivo el espíritu del original.
Un saludo.

David Revilla Velasco dijo...

Gracias por la información, Ricardo. Espero que a los catalanoparlantes les sea útil para introducirse en esta maravillosa obra.

Anónimo dijo...

Excelente documento historico.
Estoy viviendo mi propio Kalevala en Finlandia.
abrazos.
Mónica Herrán ��

David Revilla Velasco dijo...

Espero que disfrutes de tu estancia, y puedas recoger algo de la magia de estos relatos.

Muchas gracias por leerme.

Anónimo dijo...

La editorial Tres i quatre publica en valenciano, un saludo

victoria muñoz dijo...

sabes cual es la sintesis de el kalevala