viernes, 16 de enero de 2009

El Kalevala (y 5) - Kullervo (1): historia completa en el Kalevala



Capítulo anterior (4): Sibelius y el Kalevala
______________________________________



Un águila robó tres cisnes, y un halcón los dispersó, uno a Karelia, otro a Rusia y otro se quedó en Kalevala. El que dejó en Rusia será el mercader Kalervo, y su hermano, el que se quedó, será Untamo.

Ambos hermanos sufren continuas disputas fronterizas, hasta que Untamo arma a los suyos y lucha contra la gente de Kalervo, a la que extermina por completo. Tan sólo sobrevivirá una mujer embarazada, que cautiva dará a luz a Kullervo.

Teniendo apenas tres días el niño comienza a destrozar todo lo que se le ponía por delante. Aunque la gente de Untamo confía en que pronto será un buen esclavo, el propio Untamo oye al pequeño Kullervo expresar sus deseos de venganza. Entonces intentan matar al niño metiéndole a un tonel y echándole al agua, pero él aparece pescando. Cuando lo intentan quemar, aparece jugando entre las brasas, y cuando lo intentan colgar aparece grabando guerreros en un árbol.



"Kullervo arañando el roble", Akseli Gallén-Kallela, cubierta de la publicación "Nuri Suomi" IV/1894

Entonces Untamo decide educarlo como a su hijo. Cuando creció y pudo trabajar, le encargan cuidar a un niño, pero Kullervo lo mató. Cuando fue leñador, arrasaba el bosque. Cuando le encargaron levantar una empalizada ésta llegaba hasta el cielo y era infranqueable y cuando trillaba grano, lo pulverizaba.

Untamo, harto del joven decide venderlo a Ilmarinen, que vive en Karelia. La mujer del herrero le encargó del ganado, pero albergaba un gran odio hacia Kullervo, que manifestó poniéndole una piedra dentro del pan y prohibiéndole comerlo hasta estar en el bosque.

Al mandar su ganado con Kullervo, la mujer de Ilmarinen recita una extensa canción mágica de exorcismo para prevenir a las vacas de todos los peligros, en especial del oso, invocando al Creador, a las Hijas de la Naturaleza, a Suvetar (la dama del viento del sur) y a Tapio y toda su familia.

Al llevar a las vacas a pastar, Kullervo se lamenta, pero canta al sol para que no brille sobre su ama, y que a él le conduzca hacia la seguridad del hogar. El hijo de Kalervo intenta cortar el pan con su cuchillo, pero éste se quiebra, lo que supone una gran pérdida para él ya que era su único recuerdo familiar. Kullervo se pregunta cómo vengarse de su ama, y un cuervo se lo sugiere: llevar a las bestias del bosque a la casa para que la desgarren vive.

Kullervo y la venganza (1894), Akseli Gallén-Kallela

Así Kullervo lleva a las vacas para lobos y osos, y los lobos y los osos de los conduce al establo, mientras sopla por el cuerno que acaba de hacerse con hueso y pezuña. Eel hijo de Kalervo arroja a su ama las bestias, que entre sollozos le suplica piedad. La mujer de Ilmarinen pide a Ukko que mate al joven, pero éste suplica también a Ukko, y le pide venganza hacia su ama. Así murió la hija de Louhi.

Kullervo huye feliz de aquel lugar mientras Ilmarinen llora la pérdida. El hijo de Kalervo añora un hogar donde vivir, pero el deseo de vengarse de Untamo le vence. En ese momento la diosa del bosque, mujer de Tapio le informa que su familia está realmente viva, y le indica el camino.

Kullervo llega a la casa donde viven sus padres, su madre le acoge con sorpresa y amor, y le informa que tiene un hermano y dos hermanas. Pero los mayores no están: su hermano fue a la guerra y una de sus hermanas se perdió en el bosque al ir a coger bayas, y al preguntar llena de pena por ella los montes le dijeron que jamás volvería a la casa.

Kalervo, como antes su hermano, intenta buscarle un oficio al joven. Como remero su fuerza rompe la barca y como pescador de red destroza los peces y la red. El padre manda al maleducado hijo a pagar los tributos. Kullervo monta en su trineo y cruza el país.

En su viaje por Väinänola el muchacho de calzas azules se encuentra con una doncella a la que invita a montar en su trineo, pero ésta se niega profiriendo maldiciones. Más adelante lo intenta con otra doncella, pero sucede lo mismo. Pero al llegar a una tercera Kullervo es más insistente, y la sube a la fuerza en su trineo. Ella se resiste, entonces el hijo de Kalervo le muestra los tesoros que lleva bajo las pieles del trineo, y ella sucumbe al brillo del oro y la plata.

Al día siguiente ella le pregunta sobre su origen, y él le responde que es el hijo de Kalervo. Entonces ella descubre la terrible verdad: ella también es hija de Kalervo, la hija que se perdió al ir al bosque. Vagó durante muchos días sin rumbo, y los montes la dijeron que nadie oiría sus gritos. Buscó la muerte, y no lo consiguió, la muerte le habría librado de la vergüenza de haberse mancillado con su hermano. Tras esa triste revelación, ella se arroja al río, y en Tuonela encuentra el consuelo a su vergüenza.

Pero no así Kullervo, que se maldice a sí mismo, deseando no haber nacido. El héroe dejó su trineo, monta en el caballo y corre hacia su casa, contando a la madre lo ocurrido. Ante ella expresa su deseo de encontrar la muerte, pero la madre le pid que se oculte hasta que haya sosegado su dolor. El joven no quiere ocultarse, prefiere encontrar muerte en la batalla, y de nuevo se renueva en él el ansia de venganza hacia Untamo.

Kullervo se prepara para la guerra, hacia una muerte hermosa, a pesar de las súplicas de su madre. Pregunta a su padre si lamentará su pérdida y Kalervo dice que no, y así también se expresan su hermano y su otra hermana. Pero al hacer la misma pregunta a su madre ella le dice que sí le llorará.
Marchó así Kullervo a la guerra, cantando y haciendo sonar su cuerno. Durante el viaje se entera de la muerte de su padre, que no lamenta; la de su hermano, que no lamenta; y la de su hermana, que no lamenta. Y sin embargo al enterarse de la muerte de su madre se siente realmente infeliz, y ordena un buen entierro, aunquefinalmente prosigue alegre hacia el combate con Untamo. Para ello pide a Ukko una espada, con la que aniquila a Untamo y a toda su gente.

Kullervo el vengador (1893) , Akseli Gallén-Kallela

Al regresar a su casa la encuentra vacía, y se da realmente cuenta de la definitiva muerte de su familia y llora amargamente durante días. Pregunta a su madre aunque no pueda escucharla qué le ha dejado, y ésta, desde el fondo de la tierra habla, diciendo que su perro será su compañero, y que debe ir al bosque a ocultarse.

Kullervo con su perro se dirige al bosque, pero se encuentra con el lugar donde mancilló a su hermana. Desenvaina su espada y le pregunta si no siente el deseo de beber sangre criminal.

"Kullervo con remordimiento" (1918) , Akseli Gallén-Kallela

Y la espada le contesta que si ya había bebido sangre de inocentes, bien puede hacerlo con sangre de un criminal. Kullervo, el héroe, el hijo de Kalervo, hunde la espada en el suelo y se da muerte con ella.

La historia termina con una moraleja de Väinämöinen: jamás confiéis la educación de un niño a una madrastra maliciosa.



Sibelius se inspiró globalmente en la historia, sin concretar en general los hechos específicos, excepto en las partes donde reproduce el texto (donde hay cortes, sin embargo). No obstante es útil conocer la historia en su totalidad, tal y como la conocían quienes se enfrentaron por primera vez a la gigantesca obra del compositor.

Con estos seis runos podemos caer en la cuenta de algunos de los elementos que comentábamos al introducir el Kalevala (
http://sibeliusencastellano.blogspot.com/2009/01/el-kalevala-1.html ) como es la suma de varias variantes textuales, y el "cosido" al que sometió Lönnrot a sus materiales. No hay duda que existen incoherencias notables como es la muerte inicial de Kalervo y de casi toda su estirpe en el enfrentamiento con Untamo, y el posterior encuentro con la familia, sin que se nos explique cómo se salvaron y cómo se liberó la madre del cautiverio. Tiene toda la apariencia de ser o bien historias diferentes que no formaban un todo, o bien variantes enlazadas por el recopilador.

También se puede sospechar con facilidad que la historia no estaba relacionada con la trama principal del Kalevala - aunque encaje perfectamente en su universo -, lo que se ha podido conseguir haciendo de la mujer de Ilmarinen la cruel madrastra de Kullervo. Si observamos el origen mítico de Kalervo y Untamo, vemos que no se nos habla del tercer hermano, el que cayó en Karelia... pero justamente Ilmarinen habita en Karelia. Podemos entonces intuir que en la historia original había un personaje, este tercer hermano (máxime cuando el número tres abunda tanto como organizador de repeticiones), que nada tenía que ver con el mágico herrero.

También podemos descubrir otros elementos insertados en la historia, como el hechizo del ama: una de esas fórmulas mágicas populares que han sobrevivido desde el paganismo en la Finlandia del siglo XIX, incluso en la Karelia de principios del XX. Indudablemente la longitud del fragmento y su mezcla conceptual de dioses e invocaciones nos desvela la presencia de varias fuentes distintas (más de 400 versos en la traducción de Fernández y Ojanen).

Este es el Kalevala mostrado directamente, sin idealizaciones, un texto complejo y sobre el que hay mucho que decir. En ocasiones posteriores, cuando volvamos a hablar de algún fragmento del Kalevala en el que Sibelius se base para crear música, volveremos a indagar en este inmensa obra inmortal.

Durante el día de hoy narraremos las especiales circunstancias en las que nace la composición de nuestro autor, una obra de trascendental importancia en su propia historia y en la cultura de su país.

______________________________________

Capítulo 2: Sibelius compone su sinfonía "Kullervo" (1891-92)
Capítulo 3: I. Introducción
Capítulo 4: II. La juventud de Kullervo
Capítulo 5: III. Kullervo y su hermana (texto)
Capítulo 6: III. Kullervo y su hermana (análisis)
Capítulo 7: IV. Kullervo va a la guerra
Capítulo 8: V. La muerte de Kullervo (texto)
Capítulo 9: V. La muerte de Kullervo (análisis)
Capítulo 10: la historia posterior a su estreno
Capítulo 11: valoración global de la obra
Capítulo 12: discografía

No hay comentarios:

Publicar un comentario